Ad
Golombianos

IG Live | “En el fútbol y en la vida, Bolivia me lo ha dado todo”: Jair Reinoso

Foto: Archivo - Jair Reinoso
IG Live | “En el fútbol y en la vida, Bolivia me lo ha dado todo”: Jair Reinoso
blank

Jair Reinoso es uno de los delanteros más letales del fútbol boliviano en los últimos cuatro años y de eso –así como algunos temas más– habló con nosotros en un Instagram Live.

La vida del vallecaucano ha tenido grandes desafíos y sus primeros pasos los hizo en Miami desde donde se fue a Argentina. Las circunstancias lo llevaron a Francia, luego se retiró por un problema y después encontró su lugar en Bolivia.

Cómo se da la llegada a Argentina: “Estaba en la Escuela en Miami que era filial de River en Argentina. Ellos me dijeron que si quería probarme allá, jugué en todas las Ligas locales amateur y hacía muchos goles. Se da la oportunidad de irme a Argentina. El dueño de la escuela era Jorge Castelli y River le decía que si tenía jugadores que se destacaran los mandara. Esa vez nos fuimos cinco y a las dos semanas se devolvieron tres. En River vivíamos muy bien, estuve al rededor de cuatro o cinco meses. Empecé a hacer las pruebas, les gustó. Estaba Falcao en ese momento, pero él entrenaba más con Primera. Cuando íbamos a arreglar nos dijeron que tenía que esperar entonces Jorge Castelli no quería que me quedara y me fui a Renato Cesarini, en Rosario, que era del ‘Indio’ Solari y ahora es de Messi”.

Llegó a dormir en el suelo de una pensión: “En Renato Cesarini vivíamos como 60 jugadores en una casa de tres pisos y te tenías que ganar las cosas. Primero dormías en la sala, en el suelo y si te iba bien te daban un colchón, después un cuarto, después una cama. Recuerdo que me arropaba con mi propia ropa durmiendo en el suelo. Mucha gente cree que las cosas siempre fueron fáciles. Era duro hablar con la familia, ellos me llamaron un Nextel que servía en Argentina y Estados Unidos, lo pagaban allá. Yo no podía decirles lo que estaba pasando, solo supieron cuando después pude agarrar un contrato. Yo no comía, una panadería nos daba un pan duro del día anterior en la mañana, de almuerzo a veces comíamos pasta pegada, sin sal, y en la noche si sobraba la pasta comíamos, pero si no pues acuéstese a dormir. Yo no les pedía plata ni nada porque me iban a hacer devolver, en Miami no estaría sufriendo, pero sentía que ese era mi derecho de piso. Cuando colgaba con mis papás lloraba y le pedía a Dios que si esto valía la pena que me levantara como si hubiera comido súper bien”.

No poder debutar en Tiro Federal ni jugar en el Nantes: ““Tiro Federal acababa de ascender y me dieron la chance. Estaba Daniel Tilger ahí, fue muy bueno conmigo, me protegía siempre porque yo era al niño, el chiquito. Hice toda la pretemporada y habían unos franceses, me vieron pero se fueron. Al comenzar la temporada debutábamos con River y como cinco horas antes dijeron que no había llegado mi pase y así comenzaron a pasar los partidos. El problema fue que el presidente le dijo a Castelli que si no le firmaba el 100% de mi pase no me iba a dejar jugar, quería aprovecharse. Al pasar el año los franceses se preguntaron por qué no jugaba, volvieron y me llevaron al Nantes. Castelli era el que firmaba por mí, allí estuve en Reservas. Cuando llegué iba al primer equipo, pero el entrenador me vio joven. Cuando llegué estaban Jefferson Viveros y Mario Yepes, pero él duró como una semana y se fue al Paris Saint-Germain. Viveros se portó muy bien conmigo, fue mi ángel de la guarda allá, como mi papá. Estaba Dimitri Payet en el primer equipo, pero luego me subieron a mí. No alcancé a estar todo el año porque hubo problemas con Castelli. Al firmar mi contrato por mí hizo unas cosas con impuestos y me perjudicó, me tocó salir de Francia por ese problema y me pusieron una sanción de que no podía jugar por dos años, fue un problema grandísimo”.

Volver a empezar después de la adversidad: “me devolví a Estados Unidos y dije que no iba a jugar más. No jugaba ni con mis amigos, estaba muy desilusionado. Me habían hecho un documental que un amigo mío había puesto en Gol TV, pero yo no sabía. Era para mostrar en el Mundial de Alemania 2006 para ver cómo se entrenaban los latinoamericanos. Yo ya estaba trabajando y estudiando cuando un amigo me dice que o van a pasar y lo pude ver. Vi lo que dijo el entrenador, dijo que cuando me vio sabía que tenía que quedarme y me puse a llorar porque era mi sueño”.

El llamado de Bolivia y el cambio en su vida: “Empecé a jugar y jugar y ahí es que me sale la oportunidad en el Bolívar. Hacía muchos goles en las Ligas amateur, sacaba ventaja. A Marcelo Claure una persona, que también fue un ángel para mí, fue y le dijo que me diera una oportunidad, nunca supe quién fue porque él dijo que no quería que me enterara, pero así es que me dan la oportunidad de ir a Bolivia”.

La importancia que tiene Bolivia en su vida: “En el fútbol y en la vida, Bolivia me lo ha dado todo. Lo más lindo y lo que me hace feliz a mí, me lo dio Bolivia: el fútbol, mi familia y una casa. Es un país que me trata muy bien. Mucha gente me pide que juegue para la Selección, aún guardo esa esperanza. Le debo todo a este país y me gustaría poder devolverle algo de lo que me ha dado”.

Un capítulo amargo en Colombia: “me quedó con sabor a poco. Fueron muchos factores, pero siento que pude haber hecho algo más. Yo estaba acá en Aurora y era el goleador, no me tocaban, y llegué allá y pensé que con eso me iba a alcanzar. Cuando me dijeron Once Caldas, ni lo dudé. Los primeros partidos me alcanzó, jugué bien algunos partidos, pero el equipo no engranó a pesar de que era un equipazo, imagínate… arriba jugábamos Dayro Moreno, Jhon Pajoy, Jefferson Cuero y yo. Yo nunca he sido vago ni nada, pero siempre hay que hacer algo más cuando las cosas no salen y no lo hice, me entregué a la situación. En el segundo semestre me voy al Cúcuta, el técnico supuestamente me había pedido pero al final parece que no. Con Sanguinetti las cosas no salieron bien”.

Protagonista del Top-50 de goleadores colombianos en el exterior en varios años: “Mucha gente me pregunta que por qué me va siempre bien en Bolivia, pero como todo jugador y delantero uno necesita confianza. Acá tengo eso, me conocen y si dejo de hacer goles tres so cuatro partidos no te sacan sino que te aguantan. Eso es algo que me ha servido mucho. También la experiencia, uno ve las cosas de otra manera. Me hubiera gustado llegar con esta experiencia a Colombia. Hacía todo bien y me preguntaba qué más podía hacer. Empecé a comer las cosas sin grasa, mi esposa me ayudó mucho. Eso te da un plus a pesar de que digas qué te puede hacer un chicharrón y yo comprobé que sí afecta, mi vida cambió cuando comencé a comer bien”.

Le gustaría retirarse en Mami, donde todo comenzó: “Por el proyecto que empezó en Miami, el Inter de Miami, puede haber una oportunidad. Marcelo Claure es uno de los dueños y me tiene mucho aprecio a pesar de que acá somos rivales. Él sabe que lo que tengo me lo he ganado, él valora a la gente que lucha con esfuerzo. Algo se habló con él. Me gustaría retirarme ahí, terminar ahí donde todo empezó. Sería casi perfecto”.

<<También te puede interesar>>

(Visited 103 times, 1 visits today)
Golombianos
blank
@GamaCarlosG

Comunicador - Periodista Deportivo / Ex GolCaracol.com, Ennova, Fundación Realmadrid (Fundación Revel), Pulzo.com y Agencia EFE (Madrid).

More in Golombianos